Me encuentro en una de las salas del museo de arte contemporáneo de Barcelona, contemplando una pieza videográfica que lleva por título Serpent Rain [Lluvia serpentina], una pieza nacida del diálogo entre la filósofa Denise Ferreira y el artista Arjuna Neuman. El punto de partida que acaba dando forma a esta obra sugestiva es una pregunta y una respuesta. Denise pregunta: ¿Cómo lograr la posthumanidad sin tecnología? A lo que Neuman le responde: «quizás podríamos hacer una película sin tiempo» y juntos preguntan: ¿En qué se transforma el ser humano cuando lo expresan los elementos?

Cuatro personas se encuentran absortas mirando la pieza, sentadas en bancos negros de madera sin respaldo observando cómo se funde un gran bloque de hielo. El gigantesco bloque de hielo está situado en una vereda dominada por grandes piedras que lo convierte en un caudaloso río que se hubiera congelado por las bajas temperaturas y que ahora vuelve a convertirse en agua. Los espectadores observan en un plano fijo cómo se funde el bloque de hielo. Pasan unos cuántos minutos hasta que cambia la imagen. Durante estos largos minutos de contemplación me doy cuenta de que los espectadores no se han movido ni han hablado entre ellos, ni tampoco han hecho ninguna fotografía. Tampoco ha sonado ningún teléfono, ni se ha oido en ningún momento la respiración de nadie, ni siquiera he oido los pasos de los visitantes que deambulaban por las salas anexas al lugar donde se proyectaba Serpent Rain.

Decido responder a la pregunta: ¿En qué se transforma el ser humano cuando lo expresan los elementos? con la siguiente respuesta: el ser humano se transforma en un visitante o espectador que intenta mirar más allá del hielo, las piedras y el agreste y bello lugar que ha sido filmado. Me resulta inquietante la imagen de una serie de personas completamente inmóviles viendo cómo se funde el hielo o perdiéndose contemplando algún detalle misterioso del paisaje. Me voy desviando del reto que plantea la pieza videográfica de denuncia que explica, «desde dentro, la incisión entre esclavitud y extracción de recursos, entre el Black Lives Matter y la materia de la vida, entre los cambios de estado de los elementos, la intemporalidad y el trato».

Para leer el artículo completo escoge una suscripción de pago o accede si ya eres usuario/suscriptor.