En septiembre de 1937, el entonces rector de la Universidad de Barcelona y consejero de Justicia de la Generalitat, Pere Bosch i Gimpera (1891-1974), pronunció una relevante conferencia en València, convertida en nueva capital de la República. Con el título de «España», el reconocido prehistoriador quiso contraponer la ortodoxa y clásica «idea dogmática de la unidad y cohesión esencial de España, como de un ente metafísico», a otra más subversiva y alternativa que surgía tanto de sus trabajos sobre la Antigüedad ibérica como de sus convicciones político-ideológicas. Consideraba la pluralidad como el elemento diferencial y constitutivo de la historia española: «la diversidad de los pueblos hispánicos».

La posterior victoria franquista lo forzó al exilio e impidió el desarrollo normal de esta interpretación. Aun así, no todo se perdió, puesto que algunos de sus alumnos se apropiaron de aquellas ideas seminales. Las podemos reseguir en la lenta reconstrucción de cenáculos universitarios como el encabezado por Jaume Vicens Vives (1910-1960) y su posterior escuela. Las podemos detectar en el ámbito cívico-literario como en algunos de los poemas de Salvador Espriu (1913-1985), como cuando pide «Fes que siguin segurs els ponts del diàleg / i mira de comprendre i estimar / les raons i les parles diverses dels teus fills».

Esta voluntad de plantear una historia de las Españas más atenta a la heterodoxia tiene quizás más tradición en la periferia, desde donde se afana en romper el exceso de unidireccionalidad, determinismo y teleología. Según dicen, el mismo Pasqual Maragall (1941), antes de ganar la Generalitat, habría querido convencer a un grupo de historiadores de que abordasen el reto de publicar un relato mancomunado de España desde esta perspectiva más plural. De alguna manera, podríamos entender que el proyecto desencadenado a partir de 2007 bajo la dirección de Ramón Villares y Josep Fontana (1931-2018) —un gallego y un catalán— y el doble sello de Crítica y Marcial Pons —uno catalán y uno madrileño— respondía a esta inquietud.

Para leer el artículo completo escoge una suscripción de pago o accede si ya eres usuario/suscriptor.