El cáustico Ricky Gervais (1961) estrenó la pasada Navidad su último monólogo en Netflix, premiado ahora hace unas semanas con el Globo de Oro a la mejor interpretación en el apartado de comedia. En Armageddon se burla, entre otras cosas, de la corrección política y del exceso de sensibilidad representado en los últimos tiempos por el llamado mundo woke. Y, como ya es habitual, ha sido tan exitoso como polémico.

Hacia el final de la actuación, Gervais menciona un web (www.doesthedogdie.com) nacido para permitir, antes de ver una película, asegurarse de que ningún animal sufrirá. Este pre-seguro animalista ha evolucionado hasta el absurdo, puesto que la página sigue admitiendo la inclusión de nuevas preguntas, reveladoras de la evolución de las preocupaciones o de la estulticia que nos invade. Así, la entrada sobre La lista de Schindler (1993) incluye ahora interrogantes respecto de si hay chistes sobre gordos o sobre si hay alguna asignación de género incorrecta; o cuestiones tan estúpidas, si tenemos presente la sinopsis, como si hay antisemitismo o si el final es triste.

La periodista y escritora argentina Leila Guerriero ha construido una sólida obra a ambos lados del Atlántico, reconocida por el público y por la profesión.

Más allá de la ridiculez denunciada por Gervais, ciertamente hay sensibilidades que prefieren ahorrarse según qué piezas culturales cuando estas implican una determinada crueldad. Esta elección puede venir definida por el impacto directo sobre la realidad misma o por una aproximación a la cultura que busca más bien la evasión o el placer y rehúye el sufrimiento, aunque sea en forma de ficción. Sin ir más lejos, a mí mismo, harto de historias de crueldad en mi investigación profesional, a menudo se me hacen cuesta arriba según qué planteamientos.

Con esta prevención inicié la lectura de La llamada (Anagrama, 2024), a raíz de la recomendación directa por parte de su editora Isabel Obiols y de la impecable trayectoria previa de su autora Leila Guerriero (1967). Esta periodista y escritora argentina ha construido una sólida obra a ambos lados del Atlántico, reconocida por el público y por la profesión, con varios galardones como el XIV Premio de Periodismo Manuel Vázquez Montalbán en 2019.

Para leer el artículo completo escoge una suscripción de pago o accede si ya eres usuario/suscriptor.