Músicos, cineastas y actores; periodistas y escritores; arquitectos y modistos; pintores, dibujantes y diseñadores… y así hasta reunir los 165 retratos fotográficos hechos por Maria Espeus de algunas de las personas más representativas de la escena creativa y nocturna de una ciudad —la Barcelona de 1982— que respiraba nuevos aires de libertad una vez dejado atrás el franquismo.

La fotógrafa Maria Espeus nace en Boras, Suecia, en 1949. A los 19 años inicia su carrera profesional que la lleva a vivir y trabajar en París durante cinco años hasta que llega a Barcelona, donde se instala en 1977.

Entonces empieza a desarrollar una exitosa y fructífera carrera colaborando con agencias de publicidad, instituciones públicas, editoriales, revistas y diarios nacionales e internacionales. Retratista oficial de las ceremonias olímpicas de Barcelona, trabaja también en el cine como directora de fotografía, expone en varias galerías y recibe premios como el Nacional de Cultura CoNCA de 2017.

En marzo de 1982, el Instituto de Estudios Norteamericanos de Barcelona acoge la exposición «HOLA! Barcelona», una muestra con estos retratos en blanco y negro que realiza Espeus de su generación: son gente joven y vital, protagonistas de la escena creativa que dinamizó y cambió la imagen de una ciudad industrial, heredera del desarrollismo franquista, hasta transformar la capital catalana en la metrópoli cultural mediterránea que el verano del año 1992 saluda desacomplejadament al mundo desde el Estadio Lluís Companys, precisamente con un colorido y alegre HOLA!

Cuatro décadas después, el barman Javier de las Muelas, uno de los protagonistas que desfilaron por el objetivo de Maria Espeus a inicios de los ochenta, ha recuperado aquellos 165 retratos, que pueden contemplarse hasta el 2 de agosto en el mítico local Dry Martini de Barcelona.

A través de la mirada personal, sobria y elegante de Maria Espeus, os invitamos a conocer —y reconocer— a esta generación única en su momento de eclosión.