Nacida en León en 1956, Margarita Robles, ministra de Defensa, se trasladó a los 12 años con su familia a Barcelona, donde aprendió rápidamente catalán y se licenció en Derecho. Con 25 años ingresó en la carrera judicial con el número 1 de su promoción —en la que estaban Manuela Carmena y Baltasar Garzón—, convirtiéndose en la cuarta jueza de España. Toda su trayectoria como jueza y magistrada ha sido pionera: la primera mujer en presidir una Audiencia —la Provincial de Barcelona— con 34 años; la primera mujer en presidir una sala de la Audiencia Nacional —la del Contencioso-Administrativo, de 1996 a 2004—; la primera vocal del Consejo General de Poder Judicial (CGPJ), de 2008 a 2013, y una de las primeras magistradas del Tribunal Supremo (2004-2016). También ha sido la ministra mejor valorada del Gobierno de Pedro Sánchez.

 

Margarita Robles fue uno de los ocho magistrados de la Audiencia Territorial de Barcelona que el 22 de noviembre de 1986 votaron en contra de exculpar al presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, por el caso Banca Catalana. Pujol fue exonerado por 33 votos a 8. La magistrada Robles ha alternado su profesión de jueza con la dedicación a la política. De julio de 1993 a mayo de 1994 fue subsecretaria de Justicia en el Gobierno de Felipe González, cargo que dejó para ser secretaria de Estado de Interior y directora de Seguridad del Estado entre mayo de 1994 y mayo de 1996.

 

ETA y los GAL

Contraria a indultar a José Amedo y Michel Domínguez, policías condenados por su vinculación a los GAL, a los que había retirado los fondos que cobraban de Interior, Robles negó en una entrevista en El País (5-6-1994), que la Secretaría de Estado de Interior fuese la cloaca del Estado: «Tiene la misión de proteger la seguridad y la libertad de los ciudadanos y eso debe hacerse en el marco de la Constitución y del ordenamiento vigente.» En otra entrevista en el mismo diario (8-10-1995), afirmó que «nunca, desde cualquier punto de vista, ni siquiera desde el de la eficacia misma, se puede admitir ningún tipo de guerra sucia», y reconoce que «la estremece» la actitud de los cargos de Interior que admiten «sin ningún tipo de arrepentimiento haber participado en actividades de los GAL». Robles se oponía a hablar con ETA «mientras continúe matando», aunque, cuando ya volvía a ser magistrada después de salir del Gobierno, se mostraba partidaria, «por la propia grandeza del Estado democrático», del «acercamiento de los presos, sin distinción del delito cometido, a su entorno familiar» (artículo en El País, 9-12-1997).

Fue uno de los ocho magistrados de la Audiencia Territorial de Barcelona que votaron en contra de exculpar al presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, por el caso ‘Banca Catalana’.

Muchos años después, cuando volvió a la política en mayo de 2016, recordó con orgullo su etapa en Interior. «En aquellos años salieron a la luz el caso Lasa y Zabala [dos etarras secuestrados y asesinados por miembros de la Guardia Civil] y todo el peso de la ley cayó sobre los responsables, porque teníamos muy claro que, cayera quien cayera, debíamos exigir responsabilidades. De aquellos años es el compromiso de las fuerzas de seguridad por unas políticas auténticamente democráticas y por la defensa de los derechos y las libertades frente a las leyes restrictivas», explicó en otra entrevista en El País (12-5-2016).

 

Retorno a la política

Robles pidió la excedencia como magistrada del Supremo para ser la número 2 de la lista del PSOE por Madrid en las elecciones de 2016, encabezada por Pedro Sánchez; fue uno de los 15 diputados que aplicaron el «no es no» a la investidura de Mariano Rajoy en octubre de aquel año, y en junio de 2017 fue escogida portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados. Considera a Sánchez «más idealista» que ella misma, una de las razones para volver a la política, pero está muy preocupada por la crispación. «Entiendo que la oposición cumple su papel […] criticando al Gobierno. Pero no todo vale. Mire, no vale decir que se han utilizado los presos [de ETA] como moneda de cambio porque no es verdad. Ni vale decir, como se dijo durante la pandemia, que no se había hecho lo indispensable y suficiente para evitar los muertos […] Creo que hay límites en política que no se deben traspasar nunca», declaró en El Debate (4-12-2021).

PUBLICIDAD
Neix DFactory Barcelona, la fàbrica del futur. Barcelona Zona Franca

En la misma entrevista, Robles hace una firme defensa de la Transición. «La Constitución española fue el resultado de la Transición, que ha sido un hito histórico […] La Transición puso de relieve unos marcos de diálogo, de convivencia, de tolerancia, de reconciliación, y la Constitución es fruto de todos. Por tanto, yo soy una ferviente admiradora de la Constitución española. ¿Que puede haber reformas muy puntuales y muy concretas, fruto del paso de los años?, es posible, pero lo importante es que los verdaderos valores de la Constitución deben mantenerse porque han permitido más de 40 años de vida en libertad y democracia.»

«Estoy segura de que la nueva etapa del PP será de colaboración, de crítica, obviamente, pero de políticas de Estado».

Por su vehemente defensa de la Constitución, considera «gravísima» la no renovación del CGPJ. «Lo que está pasando es gravísimo: que el PP diga que no se renueva el CGPJ es lo mismo que decir que lo toma como rehén. Es una quiebra constitucional, porque el Consejo tiene un mandato de cinco años y cualquiera que ponga obstáculos a su renovación, en este caso el PP, está vulnerando la Constitución. Hay una política de bloqueo sistemática para perjudicar al Gobierno, pero no se dan cuenta de que se hace un daño gravísimo a la democracia, a las instituciones, a la Constitución y a la imagen de España», declaró en 20 Minutos el 15 de septiembre de 2021. El 2 de abril de 2022, sin embargo, se mostró esperanzada por los cambios en el PP con la llegada a la presidencia de Alberto Núñez Feijóo. «Estoy segura de que la nueva etapa del PP será de colaboración, de crítica obviamente, pero de políticas de Estado», manifestó en La Sexta.

 

El papel del Ejército

Desde el 7 de junio de 2018, Robles es ministra de Defensa, motivo por el cual dejó su escaño por Ávila, que mantenía desde julio de 2016. En las elecciones de abril y noviembre de 2019 fue reelegida, pero también dejó el escaño en febrero de 2020. Robles ha autorizado numerosos programas militares. El 4 de septiembre de 2018 anunció que estaba estudiando la cancelación de un contrato de 400 bombas guiadas por láser para Arabia Saudí porque sospechaba que podían ser utilizadas en la guerra del Yemen. Días después, sin embargo, fue desautorizada y el contrato se ejecutó para evitar un conflicto que podía poner en peligro un negocio de la empresa española Navantia por valor de 2.000 millones de euros.

En la clausura del XXXII Seminario Internacional de Seguridad y Defensa, en septiembre de 2020, Robles aseguro que «el compromiso de las Fuerzas Armadas en la defensa de las libertades y en la seguridad es visible y reconocible». Y en una entrevista en La Razón (5-12-2021), remachó: «Nuestras Fuerzas Armadas son la mejor Marca España.»

Fue una de las cuatro autoridades encargadas de gestionar la crisis sanitaria, y su popularidad se incrementó hasta un 68 % de aprobación.

Robles destaca, sobre todo, la actuación del Ejército durante la pandemia del covid-19, cuando se desplegó la Unidad Militar de Emergencias, que desinfectó miles de residencias, estaciones de tren, puertos y aeropuertos, entre otros lugares. Robles fue una de las cuatro autoridades encargadas de gestionar la crisis sanitaria, y su popularidad se incrementó hasta un índice de aprobación del 68 %. «El presidente y los miembros del Gobierno tuvimos que tomar decisiones duras. Y se hizo todo lo que se podía hacer, y personalmente me siento muy orgullosa de haber formado parte de este Gobierno en un momento histórico», explicó en Diez Minutos (16-10-2021). «No negaré que me ha dolido que se haya utilizado la pandemia como instrumento de confrontación política», añadió.

 

Cataluña y otros conflictos

En el conflicto de Cataluña, Robles apuesta por el diálogo. «Quiero una Cataluña de convivencia, donde todo el mundo respete todas las posiciones. A mí siempre me encontrarán en posiciones de diálogo y de encuentro. Es la Cataluña en la que creo, en la que he vivido, y la mejor: la del futuro, la que dialoga y la que siempre ha sido motor de España y de Europa», declaró en 20 Minutos (15-9-2021). En La Razón (5-12-2021), ante la pregunta de si el independentismo ha sido una amenaza, respondió: «El independentismo no ha sido nunca una amenaza. Aquellas personas que se sientan independentistas están en su pleno derecho, pero no representan a la mayoría de Cataluña y saben perfectamente que nuestra Constitución no recoge el derecho de autodeterminación. No es posible ni en nuestra Constitución ni en el ámbito de la UE.» Favorable a los indultos por el procés, lo explicaba así en La Sexta (17-6-2021): «La generosidad, cuando se dan las circunstancias necesarias que corresponde al Gobierno [apreciar], siempre es el mejor complemento de la justicia.»

Robles ha tenido que afrontar desde el Ministerio la retirada de Afganistán, que calificó en 20 Minutos (15-9-2021) de «fracaso sin paliativos de Occidente» y de «sensación agridulce»: «Por un lado, la satisfacción de haber ayudado a muchas familias a salir de la persecución del régimen talibán, gracias a nuestro Ejército, a los diplomáticos, a la policía, y a quienes los acogieron aquí, pero quedan personas que colaboraron con España y nos preocupa la situación en Afganistán, sobre todo de las mujeres y las niñas.»

«La generosidad, cuando se dan las circunstancias necesarias que corresponde al Gobierno [apreciar], siempre es el mejor complemento de la justicia.»

Otro conflicto es la invasión de Ucrania por parte de Rusia. «Lo más importante es poner de relieve que la agresión de [Vladímir] Putin es un hecho sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial, absolutamente inaceptable, una vulneración flagrante del derecho internacional que ha conseguido algo que también es muy importante: una unidad total y radical de los países de la OTAN y la UE que tampoco tiene precedentes», explicó en El País (27-2-2022), afirmando que «Putin no puede quedar impune». Sobre las discrepancias en el Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos respecto al envío de armas, reiteradas por la ministra Ione Belarra el 22 de abril de 2022, Robles ironizó: «Ojalá la señora Belarra pueda convencer a Putin para que pare esta masacre en Ucrania.»

Ante la revelación del espionaje con el sistema Pegasus a más de 60 dirigentes y activistas independentistas catalanes, que han culpado al CNI, Robles dijo desde el primer momento que el Gobierno y el CNI «siempre actúan de acuerdo con la legalidad vigente en España». En una entrevista en el canal 24 Horas de TVE, añadió que «todas las actuaciones» del CNI están sujetas a «control y autorización judicial» y parlamentario.