Maximiliano (Maxi) Fuentes Codera (Buenos Aires, 1976) llegó a Girona en 2003 —poco después del «corralito» argentino— para acompañar a la familia durante el tratamiento de su hermana en el Institut Guttmann y para hacer su tesis doctoral sobre los intelectuales europeos. Veinte años después, es profesor y jefe del Departamento de Historia e Historia del Arte de la Universidad de Girona (UdG), y director de la cátedra Walter Benjamin, Memoria y Exilio. Comprometido con su ciudad, se ha integrado en las listas municipales del PSC a las elecciones de mayo.

 

De Argentina a Cataluña

En la Universidad de Buenos Aires, mi maestro fue el desapareció José Sazbón, un filósofo muy leído, formado en la sociología francesa de los intelectuales y con influencias también alemanas, que publicó muy poco porque, sobre todo, hacía un trabajo de altísima divulgación. Su cátedra «Problemas Mundiales Contemporáneos» tenía como interés principal el papel de los intelectuales durante la Primera Guerra Mundial e, influido por él y también por el profesor Patricio Geli, al llegar a Girona procuré darle continuidad a este campo.

Cuando empecé a mirar documentos en la Biblioteca de Cataluña, encontré unas pocas cajas del Comitè d’Amics de la Unitat Moral d’Europa de Eugenio d’Ors. De repente, junto con aquel gran personaje —prácticamente desconocido para mí—, reencontraba una serie de figuras del pacifismo internacional, como Romain Rolland. Este vínculo contradecía la visión simplista del d’Ors protofascista… Empecé a tirar de este hilo y el personaje acabó siendo el centro de mi tesis. Eso provocó que la cuestión propiamente de los intelectuales y la Primera Guerra Mundial quedase desplazada, y justificó que, cuando con motivo del centenario del conflicto contactaron conmigo Anaclet Pons y Justo Serna, publicase España en la Primera Guerra Mundial (Akal, 2014).

 

El malentendido sobre Eugenio d’Ors

Eugenio d’Ors es un personaje apasionante y la demostración de que se pueden tener muchas vidas en una sola, y de cómo las trayectorias lineales y deterministas no tienen ningún sentido porque nos impiden entender muchas cosas. D’Ors es el intelectual catalán más relevante de la primera mitad del siglo XX: por el papel que ocupa, por las relaciones con el poder, por su peso en el pensamiento político y estético… Por ejemplo, los principales pensadores falangistas y postfalangistas o bien lo copian directamente —como Rafael Sánchez Mazas—, o bien como mínimo dialogan con él. Es como una especie de paso ineludible para la intelectualidad del momento.

Para leer el artículo completo escoge una suscripción de pago o accede si ya eres usuario/suscriptor.