La «Celebración Picasso 1973-2023», impulsada por una comisión binacional franco-española y con la participación de entidades públicas y privadas y de personas especialmente vinculadas al entorno personal y familiar del artista o a su obra, conmemora el 50º aniversario de la muerte de Pablo Picasso con un extenso programa de eventos de alcance internacional, incluyendo decenas de exposiciones en Europa y América del Norte y dos Congresos internacionales en España y Francia.

El principal objetivo de la efeméride estriba en destacar la influencia del homenajeado en el arte y el pensamiento de los siglos XX y XXI, poniendo en valor la figura de Picasso como artista esencialmente europeo y al mismo tiempo capaz de crear obras, como Guernica, que se han convertido en iconos universales. De ahí que entre las temáticas que se abordan en los eventos programados se encuentre la relación de Picasso con la tradición artística europea y con otros protagonistas del mundo del arte de vanguardia del siglo XX como Joan Miró, Julio González y el marchante Daniel-Henry Kahnweiler; y la apuesta de Picasso por una constante evolución de su lenguaje, tanto en términos de experimentación plástica como de incursiones en otros ámbitos de producción como la escritura, el teatro y la danza. Todas estas cuestiones entran en juego a la hora de analizar la relación de Picasso con las vanguardias artísticas del siglo XX.

Apostó por una constante evolución de su lenguaje, tanto en términos de experimentación plástica como de incursiones en otros ámbitos de producción como la escultura, el teatro y la danza.

Las ideas y los valores en los que se sostuvo ese mundo del arte de vanguardia quedan reflejados en los textos que los artistas, críticos y demás intelectuales pertenecientes a dicho mundo publicaron en forma de impetuosos manifiestos o de reflexiones teóricas. Es sabido que Picasso no fue un «teórico del arte» --como lo fueron otros artistas pertenecientes al Cubismo (como Gleizes y Metzinger) o a otros «ismos» de las vanguardias-- y que solía rehuir las preguntas sobre su obra plástica. Sin embargo, sí reflexionó sobre el arte en algunas entrevistas que fueron publicadas y que --aunque no pueden ser leídas como transcripciones textuales de sus palabras-- complementan el análisis de su obra plástica poniendo de manifiesto la pertenencia de Picasso al sistema de valores defendidos por las vanguardias del siglo XX.

Para leer el artículo completo escoge una suscripción de pago o accede si ya eres usuario/suscriptor.