Lamentablemente muy desconocido, el legado de la fotoperiodista Joana Biarnés es de una magnitud extraordinaria. Pionera en un mundo dominado por hombres, Biarnés, nacida en 1935, se inició en la fotografía ayudando a su padre a cubrir eventos deportivos durante los fines de semana en el Vallès. Poco a poco, la captación de instantes con la cámara se convirtió en su pasión y, plantando cara a los diferentes obstáculos que se le planteaban en la época a una chica que quisiera trabajar en una profesión mayoritariamente masculina, supo hacerse un sitio en el mundo del fotoperiodismo. Cuando todavía trabajaba con su padre, el árbitro de un partido de fútbol en Sabadell quiso sacarla del campo por ser una mujer. No existía ningún referente femenino en esa época y se abrió camino con perseverancia, decisión y un talento impresionante.

Todas las fotografías del álbum son de Joana Biarnés y están gestionadas por la Fundación Photographic Social Vision.

De toda su carrera, el episodio más comentado es seguramente el de la sesión fotográfica con los Beatles: ella misma explicaba en diferentes entrevistas que, cuando el grupo británico visitó España en 1965, quiso obtener imágenes que ningún otro fotógrafo hubiera conseguido y se escondió, primero, en el lavabo del avión en el que viajaban los músicos para fotografiarlos, y después, al ser descubierta y expulsada, decidió acceder sin permiso a la habitación del hotel donde se alojaban para sacarles algunas fotografías en un ambiente distendido. Con todo, esta no es la única anécdota o imagen célebre que contiene su trayectoria: Biarnés fotografió a Orson Welles, Joan Manuel Serrat, Salvador Dalí, Massiel, Raphael, Lola Flores, Marisol o Carmen Sevilla, algunas de cuyas imágenes ofrecemos en el presente álbum.

Joana Biarnés conjeturaba que, si sus fotos eran distintas de las de sus compañeros hombres, podía ser por la sensibilidad femenina a la hora de mirar el entorno y captar su esencia. Las imágenes que os presentamos en este álbum son una buena muestra de esa sensibilidad, obra de una fotoperiodista que abrió el camino a generaciones de futuras profesionales y que, cuando consideró que la profesión quedaba desvirtuada por el auge de la prensa rosa y dinámicas poco profesionales, decidió retirarse y montar un restaurante en la isla de Ibiza hasta su jubilación. Biarnés murió en 2018, unos años después de que empezara a rendirse el debido homenaje a su obra —había recibido la Creu de Sant Jordi en 2014—, para el reconocimiento póstumo de la cual la fundación Photographic Social Vision lleva a cabo una amplia labor que incluye la organización de exposiciones, celebración de premios, convocatoria de becas y muchas otras actividades.

La Fundación Photographic Social Vision gestiona el archivo fotográfico de Oriol Maspons, de Leopoldo Pomés y de Joana Biarnés, fotoperiodista pionera a quien dedicamos este álbum. Su labor incluye la organización de exposiciones, como la Divino POP, con fotografías de Biarnés, Maspons y Pomés, que podrá verse en el Festival Purple Weekend de León entre el 1 de diciembre de 2022 y el 9 de febrero de 2023, o la convocatoria de la beca de fotoperiodismo Joana Biarnés, dirigida a jóvenes fotoperiodistas y dotada con 8.000 euros, abierta a partir del 12 de septiembre en su cuarta edición.