Siete décadas después de haber sido encarcelado en una prisión franquista y de haber ingresado en el PCE, Ramón Tamames (Madrid, 1933) se prestó a blanquear a Vox, un partido que defiende la dictadura de Franco. A sus 89 años, el prestigioso economista encabezó, el pasado mes de marzo, la candidatura a la Presidencia del Gobierno en una moción de censura que solo obtuvo los 52 votos de Vox y uno de un tránsfuga de Ciudadanos. Tamames cerraba así —«el último servicio a España», dijo— una carrera brillante en el aspecto académico y errática en la vertiente política.

Tamames estudió en el Liceo Francés de Madrid antes de empezar Medicina en 1950, que dejó el primer año, y se matriculó a Derecho y más tarde en Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales. Amplió sus estudios en la London School of Economics y en 1957 se convirtió en técnico comercial del Estado. Catedrático de Estructura Económica desde 1968, primero en Málaga y después en la Universidad Autónoma de Madrid, en 2012 ingresó en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Ha escrito más de 80 libros de economía, política e incluso novela, entre los cuales destacan Estructura Económica de España (1960), del cual el año pasado se publicó la 26.ª edición, La República. La era de Franco (1973) y El siglo de China (2007). Tamames sostiene que China ya es la primera potencia mundial, por delante de los Estados Unidos.

A lo largo de su carrera política ha sido diputado en el Congreso (1977-1982 y 1986-1989) y regidor y teniente de alcalde de Madrid (1979-1989). Fue detenido y encarcelado en Carabanchel por los incidentes estudiantiles llamados «sucesos de 1956» y este mismo año ingresó en el PCE. Veinte años más tarde, fue escogido miembro del comité ejecutivo. En abril de 1976 volvió durante un mes en la prisión de Carabanchel por no haber pagado una multa impuesta por convocar una manifestación a Madrid. En 1981 dejó el PCE para fundar, en 1984, la Federación Progresista e integrarse en Izquierda Unida (IU). En 1987 abandonó IU para entrar en el CDS de Adolfo Suárez con su acta de regidor, cargo al que renunció en 1989 para dedicarse en la Universidad.

Para leer el artículo completo escoge una suscripción de pago o accede si ya eres usuario/suscriptor.