Para entender la importancia de la restauración en el campo del arte, que permite restituir al mundo las obras deterioradas, debo compartir con ustedes un relato. Horacio se encuentra caminando por el puerto de Barcelona, sin prestar atención al fuerte viento y la lluvia que le acompañan. El fuerte oleaje y la intensa lluvia transforman el cuerpo de Horacio en una silueta borrosa que parece estar a punto de naufragar. Camina bajo la lluvia con determinación buscando el mayor contacto posible con el agua, como cuando buscamos limpiar una herida o eliminar una mancha. Hace un par de horas que le han diagnosticado una enfermedad degenerativa e incurable.

Horacio es un reconocido restaurador que lleva tiempo posponiendo el encargo de restaurar en Lisboa una tabla del siglo XVI; en ella se distingue una Visitación, el encuentro entre dos mujeres. La tabla padece un deterioro avanzando de pulverulencia. La pulverulencia produce un paulatino deterioro y descomposición de la capa de pintura, una verdadera desintegración que acaba dejando a la vista solo el soporte en el que antes se podían contemplar las figuras. Horacio decide, al ser consciente de que el tiempo se le acaba, que es el momento de partir hacia Lisboa e intentar devolver la vida a las figuras de las dos mujeres que el paso del tiempo está haciendo desaparecer.

Durante dos años, Horacio se dedica a restaurar la pintura aquejada de un avanzado estado de descomposición, mientras en su cuerpo se va haciendo visible el avance de su enfermedad. Horacio siempre ha restaurado, atraído por la aventura de rescatar la belleza que, por distintos avatares de la historia, naufraga a la deriva en las aguas del Tiempo. Horacio siempre ha trabajado con la determinación de restaurar para mostrar el espíritu de una época, para restituir los lazos rotos entre el pasado y presente; un esfuerzo por devolver a la vida una creación que pide, a través del silencio, ser despertada.

Para leer el artículo completo escoge una suscripción de pago o accede si ya eres usuario/suscriptor.