Leonardo Sciascia (Racalmuto, 1921 - Palermo, 1989) es uno de los principales narradores, intelectuales y políticos italianos del periodo de posguerra y del Novecento. Estudió Magisterio en Caltanissetta, en Sicilia, y dedicó parte de su juventud a la enseñanza. Posteriormente, empezó una brillante carrera periodística en diarios como L’Ora, Corriere della Sera o La Stampa. Su obra, enraizada en el realismo crítico, y su activismo político, que lo llevó a ser diputado de la República Italiana y del Parlamento Europeo, se caracterizaron por su firme oposición a toda forma de abuso de poder, la corrupción y la violencia mafiosa.

Personajes e historias basados en hechos reales, como el secuestro y asesinato de Aldo Moro, aparecen a través de su denuncia literaria en varios de sus libros. En España, la editorial El Toro Celeste ha publicado, a nivel internacional, la primera traducción al español del poemario Sicilia, su corazón; mientras que Tusquets ha publicado, hasta el momento, trece de sus novelas, entre la cuales están El contexto, El Consejo de Egipto, Todo modo, Los tíos de Sicilia, El día de la lechuza y Horas de España.

Aunque Leonardo Sciascia nunca se va de Sicilia, como algunos de sus compañeros escritores —Luigi Pirandello, Elio Vittorini— son numerosas las referencias a la experiencia del viaje a España —en este caso a Barcelona— que han quedado de algún modo relegadas a un análisis, digamos, secundario, subordinado a los temas que acabamos de mencionar, por los que el intelectual es principalmente conocido en Italia y en todo el mundo. Los viajes de Sciascia a Barcelona son un «pretexto» para reconocerse, dar sentido a la propia procedencia y hallar una y otra vez Sicilia, vivida como «condición existencial» y metáfora del mundo.

Para leer el artículo completo escoge una suscripción de pago o accede si ya eres usuario/suscriptor.